Sin propiedades y sin trabajo, así quedaron los creyentes que esperaban la segunda venida de Jesucristo en Sabanalarga, Atlántico – infobae

www.000webhost.com